IMAGINACIÓN, ARTE Y LITERATURA

Maletín de trabajo: el corto en el aula

Creación de momentos, circunstancias, cosas y lugares plenos de sentidos, donde todo es posible y quizás al mismo tiempo inexistente. Lenguajes y estéticas expresivas que provocan al público observador estar ahí siendo parte o alejarse. Pero también y fundamentalmente al hacedor que pone cuerpo y mente para materializar la imaginación en arte. La creatividad en las manos del que lo desee, para decir lo que siente y piensa. Interpretar y producir, tránsito por ideas y emociones que la poesía, el teatro, la música y el cine mueven de lo privado a lo público. De lo individual a lo social.
Temas: Poesía – fantasía – cuentos – creatividad – estética – lenguajes
Duración aproximada: 43′
Calificación: apto para todo público
Palabras clave:
construcción de la identidad, cambios, relaciones sociales, huellas, perspectiva de género, vínculos, vínculos intergeneracionales, juventud, adolescencia, nuevas subjetividades.
Ernesto Rowe (21' 30'')

Protagonista y al mismo tiempo observador de lo que pasa. Un escenario conocido, inhallable o fantástico se alcanza apenas parpadeando o pasando de pagina. Leer poesía es reinventar un momento sin tiempo, donde nada es real pero todo se siente. Aquí Prévert: “Las hojas muertas se recogen con un rastrillo. Los recuerdos y las penas, también”.

Pablo Latorre (10')

La creatividad viene de una motivación que empuja, entusiasma, moviliza la idea para que resulte algo. No es el papel en blanco quién manda. ¿Entonces que? ¿qué es lo importante, lo más valioso del crear? ¿todos pueden hacerlo? ¿se puede hacer porque si? Lo realizado observado por quien lo recibe y quien lo hizo. El proceso de creación.

Lucila Las Heras (10' 14'')

Lo cotidiano se vuelve fantástico. Un inventor, la chica que hacía grullas en la feria, el amor, el papá de ella, lo imposible. Artesanos de sus deseos buscan superar todo impedimento. En sus manos y su ingenio pueden crear las herramientas para alcanzar lo vedado. Ella buscaba alcanzar una nubes, el se la bajo y salieron de paseo por los cielos.

Silvana Camors (01' 20'')

Tiene el poder de la alquimia, transformando desde su relato, lo opaco en luminoso. “Tal vez usted se preguntará por qué mantenemos esa ventana completamente abierta en una tarde de octubre”. Así dice la protagonista del cuento homónimo de Saki, en el que se basa este corto. La ventana esta ahí y también los acontecimientos que ella enuncia.

Primeros pasos

A continuación proponemos cuatro puntos básicos que ordenan los preparativos para trabajar con cualquier material audiovisual en la clase. Son recomendaciones puntuales que  permiten al docente encuadrar y configurar su  propuesta, teniendo en cuenta las particularidades del grupo de estudiantes, la disciplina/asignatura y las características curriculares de cada clase.

  1. Coordinar los detalles técnicos, previendo y/o sorteando dificultades posibles. Se recomienda probar el funcionamiento de los equipos -de imagen y de sonido- y el material que se va a exhibir antes del ingreso de los estudiantes a la sala donde se realizará la proyección. Asimismo pensar la mejor distribución o ubicación el espacio disponible para que todos puedan ver y escuchar bien.
  1. Presentar la actividad que se va a realizar como parte de la tarea educativa. Es importante otorgar sentido a la proyección y justificar la importancia de este recurso y no otro. Se trata de darle valor al momento compartido e invitar a dejarse llevar, de predisponer una mirada consciente y atenta. En este sentido se establece un encuadre signado por el disfrute de una obra y puede o no adelantarse la temática y/o vincularla a la secuencia de tareas que se viene realizando. Por lo tanto, todo lo que ocurra antes, durante, y después de la proyección – explicación y consigna del docente, visualización del cortometraje y diálogo posterior – son parte fundamental de la clase y el/los tema/s en desarrollo.
  1. Reproducir el material al menos dos veces. Según las posibilidades de tiempo real, es conveniente realizar una primera visualización con la intención de despertar la atención sobre lo que se muestra y relata, sin mayores indicaciones, como hemos dicho antes, solo atención y buena disposición a lo que se exhibe. Luego de esa primer pasada, el docente puede indicar algún enfoque particular según las intenciones que persiga. La segunda visualización podría ser en diferido, a realizarse como “tarea” proporcionando el enlace correspondiente para poder acceder a la misma o bien desarrollarlo en clase.
  1. Guiar a los alumnos para una observación activa y participativa. Para esta instancia sugerimos trabajar con la Guía general Diez puntos para iniciar. Orientaciones para “ver”  y “analizar” un corto” que se encuentra en este Maletín. Cada docente, podrá decidir el modo de enfocar y ajustar la temática. En el marco del desarrollo de su clase, podrá decidir que ejes recupera, cuáles pueden ser trabajados de modo individual, en pequeños grupos, en el grupo completo de la clase o las combinaciones posibles de estas opciones en momentos específicos del trabajo en el aula.

Guía general de orientación y análisis

“Aprender a mirar” no se trata solamente de “mirar”. Mirar consiste en dejarse impresionar en todos los sentidos del término: nuestra retina se impresiona, nuestra psiquis se impresiona, nos impresionamos porque lo que es “impresionante” y nos guía a nuestro lugar, nuestra conciencia. Aprender a mirar es aprender a guiar la mirada, a decidir sobre lo que miramos y, simultáneamente, a explorar aquello que no se da espontáneamente a la vista.”

Philippe Meirieu.

Acerca de esta guía de trabajo

Esta guía es un material orientativo para el análisis de los cortos inmediatamente después de su visualización. No se trata de un cuestionario que se responde de modo lineal y por lo tanto tampoco busca “respuestas correctas”. Por el contrario, es una plataforma de interrogantes que pretende recuperar las impresiones, las sensaciones, los pensamientos, que surgen luego de ponernos en contacto con una obra, con una historia que puede, o no, narrar nuestras vivencias como personas y como sociedad. Estos son, entonces, los dos ejes que nos proponemos recorrer como punto de partida para el trabajo y para revisar juntos nuestras propias miradas sobre el mundo que nos rodea y debatir temas que son socialmente relevantes. Desde esta perspectiva es que resulta muy importante poder “tomarnos un tiempo” para pensar, para registrar ese primer contacto con cada corto y mirar “qué nos pasa cuando miramos”.

¡A trabajar!

Diez puntos para iniciar. Orientaciones para “ver”  y “analizar” un corto.

1. ¿Recuerdan cuál es el título del corto?


2. ¿Podrían describir brevemente de qué se trata esta historia o qué sucede en ella?


3. ¿Cuál fue la escena o el momento que les llamó más la atención (les haya gustado o no)? ¿En qué pensaron mientras veían el corto?


4. ¿Algunas de estas escenas se parecen a algún suceso o situación de sus vidas personales? Más allá de la particularidad de la historia o del lugar en donde ocurre ¿les pasó o sintieron algo parecido alguna vez?


5. ¿Esta historia se vincula con algún tema de la actualidad o problemas que nos atraviesan como sociedad ahora o en el pasado? Hagan una lista de todos estos temas.


6. La historia que se presenta ¿es real? ¿Qué indicios o datos podrían fundamentar que sí lo es o que no lo es?


7. ¿Cómo podrías definir el punto de vista del director? ¿Desde dónde está mirando, qué selecciona para mostrar, cuál es el foco?; ¿Cómo se presentan las luces y las sombras y el color? ¿Son parte importante de este relato?; ¿Creen que la música es significativa para la historia que se cuenta? ¿Por qué? ¿qué “dice” esta música? ¿Qué aporta?


8. Si pudieran entrevistar al director o directora de este corto ¿qué le preguntarían?


9. Pensando en todo lo anterior ¿Se les ocurre un título alternativo para esta historia?


10. Les proponemos volver a leer la cita de Philippe Meirieu que está al inicio de este apartado y responder grupalmente qué quiere decir este autor con esas palabras: “Aprender a mirar” no se trata solamente de “mirar”.

Trampolín para el trabajo en el aula

Orientaciones temáticas

Pensar como eje la producción literaria: ¿qué decisiones toma el autor para transmitir un mensaje? ¿tiene que ver el “formato”, el “género”? ¿qué diferencias existen entre las “distintas maneras de contar”? ¿qué “recursos” se usan para contact?

¿Que implica ser “autor”?

Trabajar con las versiones ¿hay una “versión” correcta?¿Como se implica quien escribe? ¿piensa en un destinatario?.

Actividades sugeridas

Con Amor Prevert

¿Qué sensaciones te produjo el video?

Proponemos que cada uno recupere las sensaciones que le produjo el corto, y elija palabras que describan esas sensaciones (pueden ser palabras sueltas). Luego elaborar un poema (puede ser en prosa también) en donde se busque producir esas mismas sensaciones en quien lo lea, pero con al condición de no utilizar esas palabras que anteriormente habían anotado.

Finalmente se intercambian los escritos entre todos y se leen algunos en voz alta. Se intenta recuperar colectivamente qué influencia del corto se puede captar en el poema.

Con La ventana abierta:

1.- ¿Qué cosas está haciendo Vera ni bien empieza la película? ¿Qué es ese lugar? Describí con el mayor detalle posible.

2.- ¿Cuántas versiones sobre lo que les pasó al padre, al tío y al perro hay en la película? ¿Cuál de ellas es verdadera? ¿Por qué? ¿qué sería “la verdad” para vos?

3.- ¿De qué modo actúa Vera ni bien llega el sobrino? ¿Por qué actúa de ese modo? ¿Qué les parece que busca y por qué?

Con el maquinador:

Podríamos pensar que la “nube” es una invención, una especie de metáfora de aquello que muchas veces hacemos por otros para sacarlos de alguna difícil situación, para re-componerles el ánimo y la alegría, para hacerlos sentir bien. En ese sentido, así con el maquinador inventa muñequitos y nubes voladoras para rescatar a la chica (y a él mismo), nosotros también realizamos nuestros inventos para otros y para nosotros buscando que eso ayude a hacernos felices.

Entonces, te proponemos que inventes, en este mismo sentido, una “máquina” para ayudar a alguien querido en este mismo sentido que la película propone.

Pero ojo, el invento debe tener ciertos requerimientos: primero tendrás que ponerle un nombre, Y después armar una explicación sobre su función, es decir, el para qué servirá y por último describirlo con la mayor precisión posible. Y si te animás, dibujarlo.

Con Día 16

  1.  Si detenemos el video a los 15 segundos, cuando el globo amarillo está cubierto de papel de diario, ¿qué otras cosas te imaginas que pueden suceder con el globo, qué se podría estar fabricando? ¿Te imagistaste que podría ser la futura piñata del cumpleaños de un niño?
  2. ¿Qué indicios te dio el corto para finalmente descubras que lo que se está construyendo es una piñata?

Actividad integradora para todo el Pack: imaginación, arte y literatura

A partir de la lectura de este texto.

Los padres mienten
de Juan José Millás

Mi hermano mayor me despertó a medianoche para revelarme el siguiente secreto:

—Dentro de poco te dirán que los Reyes Magos son los padres. Se lo dicen a todo el mundo al cumplir tu edad. No te lo creas. Los Reyes existen, pero como los mayores no saben el modo de explicar su existencia, dicen eso, que son los padres.

Mi hermano dormía en la cama de al lado. Nuestra relación no era ni buena ni mala, así que a veces nos llevábamos bien y a veces mal. Pero éramos cómplices de muchas cosas. Fumamos el primer cigarrillo juntos; hurtamos juntos también las primeras monedas del bolsillo de la chaqueta de mi padre; él me hacía los deberes de matemáticas y yo los de lengua… Dependíamos el uno del otro, en fin, en demasiadas cosas. Como decía aquél, dos que han robado caballos juntos están condenados a protegerse. La protección pasaba por hacernos este tipo de confidencias sobre las verdades básicas de la vida. Si los Reyes existían y él lo había averiguado, era mejor que yo lo supiera, por duro que resultara para mí.

Lo cierto es que yo ya había oído en el colegio rumores acerca de que Melchor, Gaspar y Baltasar eran los padres. Pero no les había prestado atención. Lo que no podía imaginarme era que los rumores procedieran de los adultos. Si ya les tenía poco respeto, lo perdieron del todo tras la revelación de mi hermano mayor.

En efecto, ese mismo año, cuando nos dieron las vacaciones de Navidad, mi madre me llamó un día y empezó a preguntarme qué pensaba yo de los Reyes Magos.

Le dije que les tenía en gran consideración (no de este modo, claro, no era un niño cursi), aunque no siempre me trajeran lo que les pedía, pues me hacía cargo de que había en el mundo muchos niños y que no podían complacer a todos. Mamá se quedó desconcertada, ya que lo normal, cuando a un chico se le quita la venda de los ojos en este asunto, es que el chico esté ya al cabo de la calle. Creo que estuvo a punto de desistir, pero finalmente tomó aire y me dijo que los Reyes Magos eran los padres.

—Se trata —añadió— de una mentira que mantenemos durante la infancia, porque la infancia es una época de ilusiones fantásticas, pero tú ya no tienes edad para creer en los Reyes. A tu hermano se lo dijimos también cuando cumplió tus años.

Mi hermano me había aconsejado que cuando me contaran la mentira de que los Reyes eran los padres, fingiera que me lo creía, pues de lo contrario les parecería un chico raro y me llevarían al psicólogo.

—Yo —añadió— también lo fingí. Como comprenderás, si ellos se quedan más tranquilos así, tampoco cuesta tanto darles gusto.

Hice, pues, como que me lo creía y me fui a mi cuarto a escribir la carta a los Reyes, una carta, por primera vez, clandestina. Ese año, habida cuenta de que ya era un chico mayor y que me hacía cargo de la situación mundial, que era un desastre, les pedí cosas más razonables que en otras ocasiones. Mi hermano puso mi carta en el mismo sobre que la suya y se encargó de echarlas al correo. Curiosamente, ése fue el primer año que me trajeron todo lo que les pedí.

Al regresar de las vacaciones de Navidad al colegio, comprobé que a todos los de mi clase les habían dicho que los Reyes eran los padres, y todos se lo habían creído.

Estuve a punto de sacarles de su error, pero mi hermano también me había dicho que ni se me ocurriera, porque me tomarían por loco. La conspiración para eliminar esa creencia de la cabeza de los chicos era prácticamente universal y resultaba ingenuo tratar de enfrentarse a ella, pese a las numerosas pruebas existentes, repartidas entre la Biblia, la Historia Sagrada y los propios hechos, pues lo cierto es que aun después de dejar de creer en los Reyes la gente continuaba recibiendo regalos.

Tuve la suerte, en fin, de mantener esa ilusión durante mucho más tiempo que mis compañeros. Si he de ser sincero, no recuerdo exactamente la edad en la que dejé de creer en los Reyes Magos, quizá cuando falleció mi hermano y en su funeral recordé esta historia fantástica que no sé cómo se le pudo ocurrir. Aunque también es cierto que una vez instalado en el mundo de los adultos comprobé que mentían tanto y de manera tan gratuita, que no sería raro que mi hermano llevara razón y que también hubieran mentido en esto. Este año, como todos desde aquella época, les escribí una carta clandestina (en mi casa ya no creen en los Reyes ni mis hijos) y me han traído de nuevo todo lo que les pedí”.

1.- ¿En qué cosas, recuerdos, anécdotas, historias tuyas, te hizo pensar este cuento? Subrayá las partes que te hayan gustado (o no) y comentá brevemente lo que pasó con cada una.
2.- ¿Se te ocurre alguna relación entre esta historia y el dibujo de Quino?
3.- El cuento se llama “Los padres mienten”, pero ¿de qué habla esta historia, qué quiere mostrar o hacernos llegar? ¿Por qué te parece que el autor decidió llamar a su historia de este modo?
4.- Casi al final del relato el narrador de la historia dice que tuvo la suerte “de mantener esa ilusión durante mucho más tiempo que mis compañeros.” ¿Por qué “la suerte”? ¿Te pasó alguna vez algo parecido?

Libros, textos y publicaciones online:

Fragmentos de textos

Literatura y Felicidad, de Abelardo Castillo

La literatura está cargada de fatalidad y de tristeza.

¿Por qué? La vida no es siempre fea. Lo que pasa es que, en el fondo, la literatura es un conjuro contra la infelicidad y la desdicha. La gente quiere ser feliz. Pero la felicidad no hay que escribirla: hay que vivirla. O por lo menos intentar vivirla. En la literatura se pone el deseo, la nostalgia, la ausencia, lo que se ha perdido o no se quiere perder. Por eso es tan difícil escribir una buena historia feliz. La historia de amor más hermosa que se ha escrito es Romeo y Julieta. Pero es una catástrofe. Ella tiene catorce años y el dieciocho, y termina suicidándose. Qué linda historia de amor. Uno confunde la felicidad con las felicidades, con ciertos momentos transitorios de dicha o alegría. La felicidad absoluta no existe, y uno escribe justamente, porque la felicidad no existe. Existen pequeños instantes de felicidad, o alegrías fugaces, que, si se consigue perfeccionarlos en la memoria, pueden ayudar a vivir durante muchísimos años. La literatura también es un intento de eternizar esos momentos.

John Berger en Una vez en Europa

“Si se pudiera dar un nombre a todo lo que sucede, sobrarían las historias. Tal y como son aquí las cosas, la vida suele superar a nuestro vocabulario. Falta una palabra, y entonces hay que relatar una historia”.

María Teresa Andruetto en Literatura y memoria

“La razón más fascinante de escribir es ser otro, mirar el mundo desde ojos ajenos, un intento de adentrarnos en otras condiciones de vida para comprender un poco de la condición humana”. 

Susan Sontag en La literatura es libertad

“Una de las tareas de la literatura es formular preguntas y elaborar afirmaciones contrarias a las beaterías reinantes. E incluso cuando el arte no es contestatario, las artes tienden a la oposición. La literatura es diálogo, respuesta. La literatura puede definirse como la historia de la respuesta humana a lo que está vivo o moribundo a medida que las culturas se desarrollan y relacionan unas con otras. (…) “¿Qué seríamos si no pudiéramos sentir compasión por quienes no somos nosotros o no son los nuestros? ¿Quiénes seríamos si no pudiéramos olvidarnos de nosotros mismos, al menos un rato? ¿Qué seríamos si no pudiéramos aprender, perdonar? ¿Nos convertiríamos en algo diferente de lo que somos?”

El concepto de ficción (fragmentos), de Juan José Saer

“Que nadie se confunda: no se escriben ficciones para eludir, por inmadurez o irresponsabilidad, los rigores que exige el tratamiento de la “verdad”, sino justamente para poner en evidencia el carácter complejo de la situación, carácter complejo del que el tratamiento limitado a lo verificable implica una reducción abusiva y un empobrecimiento. Al dar un salto hacia lo inverificable, la ficción multiplica al infinito las posibilidades de tratamiento. No vuelve la espalda a una supuesta realidad objetiva: muy por el contrario, se sumerge en su turbulencia, desdeñando la actitud ingenua que consiste en pretender saber de antemano cómo esa realidad está hecha. No es una claudicación ante tal o cual ética de la verdad, sino la búsqueda de una un poco menos rudimentaria.” (…)

“La ficción no es, por lo tanto, una reivindicación de lo falso. Aun aquellas ficciones que incorporan lo falso de un modo deliberado – fuentes falsas, atribuciones falsas, confusión de datos históricos con datos imaginarios, etcétera -, lo hacen no para confundir al lector, sino para señalar el carácter doble de la ficción, que mezcla, de un modo inevitable, lo empírico y lo imaginario. (…)

“A causa de este aspecto principalísimo del relato ficticio, y a causa también de sus intenciones, de su resolución práctica, de la posición singular de su autor entre los imperativos de un saber objetivo y las turbulencias de la subjetividad, podemos definir de un modo global la ficción como una antropología especulativa. Quizás – no me atrevo a afirmarlo – esta manera de concebirla podría neutralizar tantos reduccionismos que, a partir del siglo pasado, se obstinan en asediarla. Entendida así, la ficción sería capaz no de ignorarlos, sino de asimilarlos, incorporándolos a su propia esencia y despojándolos de sus pretensiones de absoluto. Pero el tema es arduo, y conviene dejarlo para otra vez.”

 

Textos en la web

Curso de Literatura Europea, de Vladimir Nabokov

“La literatura no nació el día en que un chico llegó corriendo del valle neanderthal gritando «el lobo, el lobo», con un enorme lobo gris pisándole los talones; la literatura nació el día en que un chico llegó gritando «el lobo, el lobo», sin que le persiguiera ningún lobo. El que el pobre chaval acabara siendo devorado por un animal de verdad por haber mentido tantas veces es un mero accidente. Entre el lobo de la espesura y el lobo de la historia increíble hay un centelleante término medio. Ese término medio, ese prisma, es el arte de la literatura.”

Link: https://traselfindelatragedia.wordpress.com/2012/03/30/curso-de-literatura-europea-vladimir-nabokov/

La ventana abierta y otros cuentos

http://www.unaula.edu.co/sites/default/files/LaVentanaAbierta.pdf

Video:

TED X Joven. Liliana Bodoc “Mentir para decir la verdad”

https://www.youtube.com/watch?v=qOFyNOYp3MU

Pack: imaginación, arte y literatura
Autoría: Alejandro Castiglioni – Santiago Loustaunau  – Mailén Pacios Puche – Javier Musitani Ríos – Julieta Mariana Lores – Alejandro Nicolás Tanús – Vannina Trentin – Carlos Iglesias
(Lectura crítica y procesamiento didáctico)
Para Rumbo Sur /cinecorto.orgBsAs – Argentina – 2017
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

Cómo citar este material: Castiglioni – Loustaunau  – Pacios Puche –  Musitani Ríos –  Lores – Tanús –  Trentin – Iglesias. (2017). Pack educativo: “imaginación, arte y literatura”. Rumbo Sur /cinecorto.org